Proyecto: Memoria de la cárcel – Alberto Barrera

Este proyecto está compuesto por una serie de fotografías realizadas en la cárcel de Segovia. Esta prisión, ahora convertida en centro cultural y de memoria, estuvo activa durante más de 75 años, desde su construcción en 1924 hasta el año 2000. Desde 1936 a 1956 se utilizó principalmente como centro de reclusión de presos de la dictadura franquista. Hasta el retorno de la democracia, albergó a militantes antifranquistas de organizaciones políticas y sindicales.
La cárcel de Segovia es uno de los exponentes de estos centros de internamiento utilizados por los sublevados para la represión de los defensores de la legalidad republicana a partir del 18 de julio de 1936. En esa fecha los generales Mola, Franco y Queipo de Llano se alzaron en armas contra el régimen democrático establecido en la constitución de 1931. El fracaso de este golpe dio lugar a la fratricida Guerra Civil española (1936-1939) con un saldo de más de un millón de muertos y exiliados,
Pero la represión no acabó con el triunfo de los sublevados sino todo lo contrario. Según avanzaban las tropas rebeldes, la represión se hacía más patente, como si de una venganza se tratara. Trabajadores agrícolas, albañiles, maestros, médicos, sindicalistas, alcaldes y concejales,… las detenciones eran completamente arbitrarias y una simple denuncia era suficiente para que cualquier persona fuera detenida y conducida a prisión.
La vida en prisión era extremadamente dura debido al hacinamiento, la escasa alimentación, las lamentables condiciones higiénicas, las carencias sanitarias y en particular, el especial interés del régimen franquista por humillar a los presos obligándoles a cantar himnos patrióticos, a hacer el saludo fascista, a acudir a misa, todo ello para conseguir la reconversión de los presos en “buenos patriotas católicos”.
Con este proyecto fotográfico quiero recordar a aquellas personas que sufrieron la represión franquista en la cárcel de Segovia y en muchos otros centros de internamiento. Quiero expresar el sentimiento de indefensión y la impotencia que supone la detención y entrada en prisión cuando la justicia no es justicia y cuando la parcialidad y el odio es la ley imperante. Cuando solo por defender la democracia, expresar tus ideas y ejercer tus derechos como persona y ciudadano pueden quitarte la libertad (e incluso la vida) sin otro recurso que el sufrimiento y la desesperación.
Este proyecto ha sido para mí todo un reto como fotógrafo porque nunca había intentado expresar sentimientos sin incluir a personas en la imagen. Espero haber podido transmitirlos con las fotografías que aquí se presentan.

 

Alberto Barrera Pérez

Septiembre 2022

 

Puedes hojear el libro de autor de este proyecto en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *